Caminos Andinos
Tolar Grande

Lo que no te contaron de la Puna salteña

En el corazón de la Puna, en San Antonio de los Cobres, un lugar mágico donde comienzan tus travesías por la Puna salteña.

Por Miguel Cabrera

La puna se desarrolla en el extremo occidental del Noro Argentino, tiene un clima árido y significa en lengua aymara significa “páramo o tierra fría”. La región se halla entre los 3.800 y los 4.000 metros sobre el nivel del mar (msnm), contorneada por volcanes que llegan a los 6700 metros y cubierta de salares. Entre ellos se localiza el más grande de Argentina y el tercero en el mundo: el salar de Arizaro. Así, la puna es un circuito especial para aquellos que deseen realizar turismo de aventura.

San Antonio de los Cobres

puna salteña

San Antonio de los Cobres se encuentra a 167 kilómetros de la capital salteña y a unos 3775 msnm al pie del Cerro Terciopelo, denominado así por su aspecto de suave textura. Una visita obligada es la iglesia y disfrutar de las calles de este sublime lugar en pleno núcleo de la Puna Salteña, donde las edificaciones aún atesoran técnicas ancestrales, como el adobe y el techo de paja.

Es uno de los espacios mágicos de Salta por su tradición, que se vincula a la construcción del Ramal C-14 que une el Norte Argentino con Chile, y por donde peregrina el Tren a las Nubes, siendo el Viaducto la Polvorilla el atractivo turístico más notorio del trayecto.

La Pachamama se celebre en el mes de agosto. Su festividad comienza con una procesión y se eterniza con el convido en un pozo que encarna la “boca” de la Madre Tierra, donde se lanzan carnes hervidas, maíz, habas secas, picante, empanadas, papas andinas, mote y el piri, a base de harina de maíz y grasa de llama. En relación con las bebidas se ofrece en ese día la chuya, una bebida artesanal hecha con maíz y quinua. Todo el rito se lleva a cabo acompañado del aroma o saumo de la chacha (arbusto de la zona).

puna salteña

Además, en sus grandiosos teatros naturales, San Antonio de los Cobres propone la posibilidad de llenarse de adrenalina y emoción al practicar senderismo o andar en bicicleta de montaña en medio de un paisaje increíble.

Tolar Grande

Ubicado a casi 400 kilómetros de la capital provincial y rodeado de volcanes como el Lullaillaco que refieren la historia de sus antiguos pueblos, Tolar Grande es un lugar increíble para disfrutar de la hermosura impresionante de la puna, con sus enormes salares y sus ojos de mar que conforman un espectáculo inolvidable.

Otra opción para los afectos de la aventura es efectuar excursiones en vehículos 4×4 a los salares de Pocito y de Arizaro, pasando por Vega Chascha divisando la famosa pirámide de erosión llamada Cono de Arita.

puna salteña

Volcán Llullaillaco

La Doncella, La Niña del Rayo y El Niño son tres momias prehispánicas halladas en 1999 en la cima del volcán Llullaillaco, en excelente estado de conservación. El lugar es llamado “la Montaña Sagrada”, electa como santuario para efectuar ofrendas en la conmemoración de antiguas poblaciones de la zona. Este tesoro andino se puede ver en el Museo de Arqueología de Alta Montaña, en la capital salteña.

Fuente: serargentino.com

Related posts

Tolar Grande: Un sinfín de posibilidades

Ignacio Castellanos

“Salta, ventana al Universo”: un proyecto de observatorios y turismo científico

Ignacio Castellanos

Tolar Grande demora la llegada del turismo

Santiago Castellanos